CapdeXuro

Pensamientos, ideas y locuras que se me ocurren desde lo desconocido reconocible

AYAY, AYAY, AYAY

pepsuarez | 06 Marš, 2007 08:50

¡Llévame a la cala¡

¡Llévame¡

A soñar con piratas

Y veleros pintados

A jugar con las olas

Y romperme el brazo

¡Llévame a la cala¡

¡Llévame¡

A mirar chicas guapas

Y estar enamorado

A dormir en la cueva

Y despertar mojado

¡Llévame a la cala¡

¡Llévame¡

A quemarme con la luna

Y estar encantado

A buscar un amigo

Y encontrar una aliado

¡Llévame a la cala¡

¡Llévame¡

AYAY, AYAY, AYAY

¡Llévame¡

Prefiero no saberů

pepsuarez | 05 Marš, 2007 23:46

Comparto contigo lo que me dices. A veces es mejor no conocer, vivir en la ignorancia supina, si aquello que debemos saber no sale de la boca de quien debe decírnoslo.

              El desconocimiento nos hace felices, viviendo en un mundo de fantasía por el cual respiramos, creyendo a pies juntillas lo que nos dicen, los susurros de una voz que se pierde en el alba, en el solsticio de verano o en el calor del frió invierno. No saber. Saltar de un sitio a otro sin preguntarse donde ponemos los pies, sin red donde parar la caída, siendo seres inmaculados que flotan sobre la verdad. Prefiero no conocer. Dejarme llevar por lo que el corazón dicta, dejando la razón en un gueto sombrío, sin salida. Desconocer.

            Confianza, hermosa palabra, pero al fin y al cabo, solo eso, una palabra que se estrella en la mañana de los hechos dejando que el sol esclarecedor queme los ojos, rompa las entrañas y deje un poso que te retuerce cuando intentas olvidarla.

            Igual que tu, prefiero crear mundos ingravidos, donde el universo inventado lidere al real, mientras lo que nos envuelve cambie cual mundo quántico que no puedes observar. Y crear desde las vísceras, falsas, pero mías. Creyendo encontrarme ante la tierra que nos prometieron, frente al mar que aseguro que nos mecería en medio de la tormenta…antes de dejarnos caer en el profundo abismo.

            Prefiero no saber, si tus labios se cierran porque tus ojos dicen lo que a tu alma inquieta.

Momentos

pepsuarez | 02 Marš, 2007 19:03

Sin pretenderlo, dejándonos llevar; sin esperar nada porque nada buscamos. Nos miraban entre caldos de la ribera del Duero, esas miradas que desconocen lo conocido y escuchan lo deseado.

 

            Salen los deseos y las fantasías entre la libertad que se intuye pero se oculta, enmascarada en un festival veneciano donde las voces no pueden ocultar lo que el cuerpo personifica. Hablábamos de amor, deseo, sexo y amistad, mientras el oscuro liquido irlandés regaba la sequedad del camino de la perdición...

            Hay momentos en que uno es feliz compartiendo la levedad de la noche que te acaricia y te mece. También hay otros momentos...

Creo en mÝ

pepsuarez | 16 Febrer, 2007 14:47

Creo en mí, en mis debilidades y en mis miedos, en mi angustia y mi desesperación. En la agonía que me acompaña y  mis sueños imposibles y  mis realidades improbables. En el dolor que siento al no comprender y en la ilusión que me alegra; en el camino que recorro y en el cual tropiezo, me alzo y caigo de nuevo, y creo en mi. En los que me curan las heridas, y  me cuidan. En los que no entiendo y no me entienden y creamos un vacío que se muestra impotente. Creo en mi ,y quiero creer en ti.

Camino de Itaca (radicalidad y utopia)

pepsuarez | 29 Gener, 2007 20:26

Quería la ninfa Calipso esposarse con Ulises el cual se encuentra prisionero de esta. Y es Hermes el que le envía un mensaje a Calipso, diciéndole que el destino de Ulises no era yacer lejos de su hogar, sino que debía volver a reunirse con los suyos.  La ninfa Calipso se sintió rechazada e insto a todos los dioses por que el camino de Ulises a Itaca fuese lo mas accidentado posible.

            No sintió ningún complejo Ulises al tomar su decisión. Conocía que lo que dejaba atrás era antiguo y obsoleto. Ya había aprendido a apartarse de aquellos que desde la atalaya preconizaba los mundos venideros; aquellos que en sus tronos de dioses enviaban a la gente a luchar contra los dioses, mientras filosofaban sobre lo terrenal y lo místico delante de una buena brasa.

            Ulises era realista deseaba lo imposible, pero en su camino debería escuchar los cantos de sirena que le obligarían a atarse al palo mayor; engañar a Polifemo para salvar a sus hombres y poder volver a casa.

            Cuando se tergirvesan las palabras y se sacan de contexto, la ignorancia gana la partida. Mi utopía, que comparto con el maestro E. Galeano, es la de acercarme cada día dos pasos a lo imposible. Sin palabras, caminando. Teniendo en el horizonte la vista fijada, con seguridad sin ir a salto de mata, sin buscar culpables ni enemigos a batir. Mi utopía nace de la realidad y tiene su fin en lo improbable.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11  SegŘent»
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb